Medina Mora debe de declarar por hechos de 2006 en Oaxaca

Imprimir
Escrito por Redacción   
Sábado, 14 de Marzo de 2015 12:25

Oaxaca, México.- La Comisión de la Verdad, encabezada por el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra, convocó al recién designado ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Eduardo Medina Mora, para que contribuya al esclarecimiento de las violaciones a derechos humanos del pueblo de Oaxaca, por su desempeño como secretario de Seguridad Pública en el 2006.

A través de un pronunciamiento público, el organismo autónomo refirió que el nombramiento del ex embajador se dio en medio de un intenso debate público sobre todo por sus antecedentes.

Expuso que Medina ocupó el cargo de secretario de Seguridad Pública en el 2006 y como tal, fue responsable directo del operativo de intervención de la entonces Policía Federal Preventiva (PFP), en el conflicto magisterial popular oaxaqueño durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de ese año.

Agregó que testimonios de las víctimas coinciden en la presunción de detenciones arbitrarias y allanamientos a domicilios particulares de la PFF bajo su mando, así como del traslado de profesores y activistas a un penal federal en Nayarit, con el aval de un juez.

El documento refiere que por  mandato de ley, la Comisión de la Verdad, se encarga de investigar los hechos históricos de naturaleza social, política y jurídica para conocer la verdad material y contribuir con las labores de las autoridades competentes en la investigación a posibles violaciones a los derechos humanos, incluidas faltas administrativas y delitos de lesa humanidad entre 2006 y 2007.

De esta manera, consideró que Medina Mora tiene una especial responsabilidad de contribuir en el esclarecimiento de los hechos ocurridos en Oaxaca en ese periodo,

Exhortó al nuevo integrante de la SCJN a colaborar en esta investigación y a ofrecer su testimonio sobre hechos sucedidos cuando se desempeñó como servidor público.

El derecho a conocer la verdad sobre lo sucedido en Oaxaca, tal y como lo menciona la Corte Interamericana “no se limita a las víctimas y sus familiares, sino que también corresponde a la sociedad en su conjunto”, concluyó.


Patricia BRISEÑO/eXCELSIOR