“El divorcio no es opción”: Clinton

PDF Imprimir E-mail
Escrito por Redacción   
Miércoles, 09 de Mayo de 2012 15:10

Cubículo Estratégico   Carlos Mota

Los estudiantes de la Universidad del Valle de México son privilegiados. Acuden a la universidad más global del país; obtienen un muy buen entrenamiento profesional; pagan precios muy razonables; van de intercambio a muchos países y, con frecuencia, los visitan personajes de primera línea. Ni en las universidades de élite.

Antier estuvo en el Campus Lomas Verdes el ex presidente Bill Clinton. Clinton tiene un cargo dentro de Laureate Universities, de la que la UVM es parte. Es algo así como el “canciller” de la red de universidades. Es su embajador global.

Ninguna de las ideas que comentó Clinton en el gimnasio de la universidad tiene desperdicio. Abordó desde el inicio el tema más importante de esta era: la globalización. De ella, dijo que tenía una cara positiva y una negativa. La positiva está compuesta por las oportunidades que brinda la tecnología y que hacen que las fronteras entre los estados nación se estén borrando. La negativa se atestigua en la facilidad que tienen ciertos grupos para violentar la paz global, notoriamente los terroristas.

Dos frases fueron las mejores de Clinton. La primera es que el proceso de globalización es irreversible y, por lo tanto, todo ciudadano tiene una responsabilidad en él. Debido a ello, apuntó, “el divorcio no es una opción”, en el sentido de que no hay cabida ya para el aislamiento o la vuelta a los nacionalismos. La otra afirmación es incluso mejor: los beneficios de la globalización son “inconmensurables”, aseveró. La tarea de la humanidad es aprovecharlos.

Clinton dijo que la ciudad de San Diego se ha convertido en el receptáculo más grande de solicitudes de jóvenes que quieren obtener grados académicos en ciencias de la vida. ¿La razón? Esa ciudad se está convirtiendo en el hub del conocimiento global del genoma humano.

También brindó soluciones: aseguró que la brecha entre lo que pueden producir las empresas y lo que pueden proveer los gobiernos tiene que ser necesariamente cerrada por las organizaciones de la sociedad civil.

Habló de los debates políticos. “Me agradan”; “me gusta la política”, afirmó. Pero lo importante es que la ciudadanía pregunte cómo harán los políticos para materializar sus propuestas.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

SIGUENOS EN FACEBOOK Y TWITTER

PAIS